Los actos de fe de un pastor sudafricano: rociar insecticida y asfixiar con bafles

El pastor Lethebo Rabalago de la provincia de Limpopo, en la región más septentrional de Sudáfrica, dice curar el cáncer y el VIH de sus feligreses a través del insecticida “Doom Super Multi Insect Killer”. El hombre se hizo famoso por causar la asfixia de una creyente, al poner sobre ella un amplificador de sonido y luego sentarse sobre este como “muestra del poder de Dios”: si Jesús había caminado encima del agua, el pastor podía hacer algo parecido con su fe.

El hombre pertenece a la Asamblea General del Monte Sión (MZGA), por sus siglas en inglés, y su cuenta de Facebook es la bitácora de sus obras curativas. De hecho, algunos de los feligreses aseguran que el insecticida los ‘cura’.

CNN intentó contactar a Rabalago por vía telefónica, pero el pastor se rehusó a dar explicaciones sobre el uso que le da a los insecticidas y colgó. Tampoco su congregación ha dado declaraciones; sin embargo, en una entrevista pasada el hombre aseguró que Dios le dijo que usara “Doom” y que ha curado a una incontable cantidad de gente con este aerosol.

Por otro lado, Tiger Brands, fabricante del insecticida, declaró estar consternado frente al hecho, puesto que el uso de cualquier químico es “alarmante y extremadamente preocupante“, agregando que “es inseguro rociar ‘Doom Super Multi Insect Killer’ en las caras de las personas” y en caso de llegar a pasar, el afectado debe lavarse inmediatamente y evitar una excesiva inhalación.

Por el momento, la Comisión Sudafricana para la Protección de las Comunidades Culturales, Religiosas y Lingüísticas investiga sobre la comercialización de la religión y el abuso de los sistemas de creencias. “Nadie debería ser sometido a condiciones que vayan en detrimento de su salud y bienestar”, manifestó la comisión, catalogando asimismo lasacciones de Rabalago como chocantes y repugnantes.