Nacional es finalista de la Suramericana: empató 0-0 con Cerro Porteño

Atlético Nacional se clasificó este jueves a la final de la Copa Suramericana, tras empatar 0-0 con el Cerro Porteño paraguayo en el estadio Atanasio Girardot. El empate 1-1 y el gol visitante en Asunción, le dio la oportunidad de avanzar al equipo antioqueño.

Contagiado por el aliento de su afición, el equipo ‘verdolaga’ se apropió del esférico e intentó generar jugadas de peligro. Sin embargo, los visitantes apostaron por la solidez defensiva con doble línea de cuatro y la salida por las bandas.

La primera opción llegó por el costado izquierdo: Álvaro Pereira centró y antes que Cecilio Domínguez pudiera impactar el balón, apareció Alexis Henríquez para salvar a su elenco con un acertado cierre.

Con el correr del reloj, los dirigidos por Gustavo Florentín se tomaron confianza, pero dieron ventajas atrás: Ezequiel Rescaldani quedó solo en el área y no pudo conectarse con sus compañeros.

Al minuto 26, Cerro armó un contragolpe y Domínguez estuvo a punto de abrir el tanteador; no obstante, Farid Díaz mostró toda su calidad para evitar que el atacante rematara.

En el último cuarto de hora, se presentaron las dos ocasiones más claras: un cabezazo de Silvio Torales, que pasó cerca del palo derecho del arco de Franco Armani, y una habilitación a Orlando Berrío, pero Antony Silva achicó oportunamente.

Para el segundo tiempo, los dos conjuntos saltaron a la cancha con los mismos hombres. Nacional, de entrada, mostró otra cara: el argentino Rescaldani se perdió el tanto de la ventaja y dejó ver su ansiedad.

Silva, de poco trabajo en la primera etapa, se exigió más en la complementaria ante Berrío y Rescaldani. Con Macnelly Torres más preciso, el verde se adueñó del trámite y metió al ‘ciclón de barrio obrero’ en su terreno.

Sobre el minuto 15, Andrés Ibargüen se topó nuevamente con el cancerbero paraguayo, la figura a esa altura del compromiso, cuyas intervenciones le dieron vida a los suyos.

Cuando parecía que el ‘rey de copas’ mejoraba, su nivel decayó. Armani se ratificó como estandarte del campeón de América con dos excelentes tapadas a Guillermo Beltrán y Pablo Velázquez.

Sin Juan Pablo Nieto, quien salió para darle su puesto a Alejandro Guerra, los antioqueños perdieron marca en el medio y Cecilio ganó constantemente por el sector izquierdo.

Al 39, cuando Berrío se escapó totalmente solo, Marcos Riveros lo paró con infracción y el árbitro Julio Bascuñán no dudó para mostrarle la tarjeta roja. Con un futbolista más, la escuadra de Reinaldo Rueda por fin respiró tranquila.

Con la igualdad, Nacional se instaló en la instancia definitiva de ‘la otra mitad de la gloria’ y se enfrentará a Chapecoense, de Brasil. Será su tercera final, después de las de 2002 frente a San Lorenzo y 2014, contra River Plate, ambos de Argentina.

Redacción: Futbolred