POR ABUSOS DE PARAMILITARES A ESTUDIANTES DE UN CORREGIMIENTO DE CHARALÁ (SANTANDER), FISCALÍA LLAMÓ A JUICIO A 3 SINDICADOS

Lucila Gutiérrez de Moreno, Luis María Moreno Santos y José William Parra Arroyave fueron llamados a juicio por la Fiscalía, como presuntos autores de los delitos de reclutamiento ilícito, concierto para delinquir agravado y actos sexuales violentos en persona protegida, entre otros.

Los hechos tienen que ver con el reclutamiento ilícito de niños, niñas y adolescentes por parte del Frente Comunero Cacique Guanentá del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia, ocurrido durante los años 2001 y 2003 en el corregimiento de Riachuelo, jurisdicción del municipio de Charalá (Santander),

La Dirección Nacional de Análisis y Contextos de la Fiscalía General de la Nación profirió resolución de acusación en contra de Gutiérrez de Moreno por concierto para delinquir agravado, secuestro simple agravado, acceso carnal violento en persona protegida, actos sexuales violentos en persona protegida, esclavitud sexual, desplazamiento forzado y reclutamiento ilícito.

Por otra parte, Moreno Santos es sindicado de concierto para delinquir agravado y actos sexuales violentos en persona protegida; mientras que a Parra Arroyave se le vinculó por los delitos de reclutamiento ilícito, entrenamiento para actividades ilícitas, actos sexuales violentos en persona protegida y acceso carnal violento en persona protegida.

Las víctimas de estos hechos fueron objeto de abuso sexual, por parte de los miembros del  grupo armado en mención, quienes supuestamente contaron con el apoyo de los tres acusados, Lucila Gutiérrez de Moreno, exrectora del colegio público Nuestra Señora del Rosario, del corregimiento Riachuelo; Luis María Moreno Santos, exconcejal de Charalá, y José William Parra Arroyave, alias Shuster.

Según lo establecido, los integrantes de este grupo paramilitar habrían cometido graves abusos contra menores de edad al parecer con la complacencia de la directora del establecimiento educativo.

Asimismo, la entonces rectora supuestamente permitió que el grupo ilegal financiara bazares y reinados en los que participaban las niñas del colegio, para que el comandante escogiera las que iban hacer víctimas de estos graves abusos.

Igualmente, se estableció que el esposo de esta, Luis María Moreno Santos, también habría facilitado el reclutamiento ilegal de niños del colegio por parte del grupo armado. A este proceso, también fueron vinculados los comandantes del Bloque Central Bolívar de las AUC, Carlos Mario Jiménez Naranjo, alias Macaco; Rodrigo Pérez Álzate, alias Julián Bolívar, e Iván Roberto Duque Gaviria, alias Ernesto Báez de la Serna.

Igualmente, a Fiscalía vinculó a José Danilo Moreno Camelo, alias Alfonso; Carlos Alberto Almario Penagos, alias Víctor, quien fue asesinado el 26 de julio de 2005; Gerardo Alejandro Mateus Acero, alias Rodrigo;  Hernán Darío Rojas Rangel, alias el Flaco; Luz Marina Eslava Mancera, alias Yoli; y Luis Fernando Balaguera Archila, alias 300, quienes fueron comandantes del Frente Comunero Cacique Guanentá.

Estos integrantes de las AUC están afectados con medida de aseguramiento de detención preventiva por los mismos hechos.