POR ROBAR LE CORTARON LAS MANOS A MENOR DE EDAD

Es el menor de cuatro hermanos y nació en el seno de una familia humilde, pero trabajadora. Su padre es vendedor ambulante y su madre es empleada doméstica.
Sin embargo, cuando apenas comienza la vida, la conducta ilegal de la que es señalado se la cobraron cara y lo dejaron lisiado para siempre.
Al joven, de 14 años, lo ajusticiaron de forma severa. Le amputaron una porción de las extremidades superiores, necesarias para realizas de las actividades físicas más mínimas.

No podrá agarrar un alimento, escribir o acariciar a un ser querido y todo porque le cercenaron las manos a punta de machetazos.
El hecho ocurrió en inmediaciones de una finca que está en la llamada vía a Las Piñas, en Arjona, en el barrio La Esperanza (donde estaba el antiguo basurero).
El joven vive en ese municipio y se conoció que el caso ocurrió el sábado a mediodía. Una versión, de la cual tienen conocimiento las autoridades, deja ver que el menor llegó a una finca junto a dos amigos.

Esa versión indica que habrían sido sorprendidos en el predio sacrificando unas reses, hurtándolas. Se dice que al verlos, hombres que estaban en la finca les dispararon y estos huyeron. Dos de los jóvenes, uno de los cuales habría resultado herido, escaparon. Pero el menor de 14 años no pudo hacer lo mismo: lo atraparon.
Le dieron un machetazo en el brazo derecho y luego decidieron cobrarle su supuesto error de forma cruel. A punta de machetazos le cortaron las manos.
“Antes de la una de la tarde -del sábado- llamaron a su mamá para decirle que lo habían llevado al hospital de Arjona y que le habían cortado las manos, pero no sabemos por qué. Una se la cortaron por completa y la otra quedó unida al brazo por una pequeña parte de piel. De Arjona lo llevaron a Cartagena, al Hospital Universitario. Luego lo trasladaron a la Clínica Madre Bernarda. Está internado en la Unidad de Cuidados Intensivos y no pudieron reimplantarle las manos, perdió las dos. Está grave”, indicó una familiar del joven.

Respecto al caso, el coronel Víctor Gómez, comandante de la Policía de Bolívar, dice que se está investigando y ampliando las informaciones para atrapar a los responsables. “Estas actuaciones preocupan, son lamentables. Nadie está autorizado para tomar justicia por su mano. Estamos haciendo las averiguaciones, pero frente a estos casos la gente guarda reserva como una forma de reprochar malas conductas”, indicó el coronel Gómez.

redacción el universal de cartagena