¿Qué es mejor estar soltera o ennoviada?

Atención a estas situaciones, pueden mostrarte un panorama más claro de tu relación.

Sientes más admiración por otras parejas que por la tuya

Si esto te está ocurriendo, lo mejor es que dejes las cosas como están. No le metas más mente de la que debes meterle a lo que sabes que no está funcionando. Cuando la admiración por la otra persona empieza a desaparecer, los motivos para terminar se vuelven más frecuentes, tu paz interior empieza a deshacerse y el aburrimiento y las comparaciones se vuelven tus argumentos diarios para decir “no más”.

Son más los momentos malos que los buenos

Puedes estar tomando un café con tus amigas, y al escucharlas hablar de sus experiencias sentimentales y de su felicidad evidente, empiezas a preguntarte si de verdad vas para algún lado con tu pareja. El sentimiento de encontrar más cosas malas que buenas en él, es sencillamente desconcertante, así que te recomendamos hacer un alto en el camino y tomar decisiones que te favorezcan y te hagan sonreír.

Las peleas son frecuentes

Es normal que se presenten discusiones, diferencias y desacuerdos, pero que cada semana estén con la misma historia, deteriora la relación, a tal punto que termina acabando con todo lo construido cuando decidieron estar juntos. Tómate un respiro y piensa, tal vez te estás escudando en cosas sin importancia solo para que él tome la decisión de dejarte, lo que ratificará que tu interés se perdió en el camino.

Encuentras más apoyo en otros que en tu pareja

Cuando decides compartir tu vida con alguien más, esperas que se preocupe por tus cosas, que te ayude a encontrar soluciones ante alguna adversidad que te ocurra, que te proteja, que te cuide, y que se convierta en una luz en medio del camino, pero si está pasando todo lo contrario, es mejor que mires otro horizonte, está más que visto que esta persona no quiere proyectarse contigo, y que tus cosas no son una de las prioridades de su existencia, por lo que es mejor decir “adiós”.

No te sientes cómoda con su familia

Piensa mucho en este aspecto. Cuando no logras encajar con alguno de los miembros de su familia por la razón que sea, a largo plazo se convertirá en un problema entre los dos. Si están pensando en irse a vivir juntos, o en formalizar su compromiso, es mejor utilizar la sensatez, que la emoción, recuerda que esas personas que están a su alrededor serán tu “segunda familia” y tendrás que verlas en repetidas ocasiones.Redacción cromos