Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Juez asegura que agredió a su colega porque este lo provocó

Julio César Blanco Ramón, juez promiscuo municipal de San Cayetano, vinculado al escándalo del video donde se le ve golpear a un colega en  una peluquería, asegura que su reacción fue producto de un “guarapazo” que primero recibió por atrás de la cabeza.

Según el togado, las imágenes fueron editadas y en ellas no se observa dicha agresión que desbordó la copa y la ira de un problema laboral que venía de tiempo atrás con el también juez José Francisco Durán Botello, del juzgado promiscuo municipal de Salazar de las Palmas.

El video corresponde a la cámara de seguridad de una peluquería en el Centro Comercial Ventura Plaza, donde la tarde del pasado 26 de febrero se encontraron los dos funcionarios judiciales, quienes aseguran ser clientes de dicho establecimiento y tener para su atención a un peluquero en particular.

Por ahora, se conoce que ambos jueces, asignados los fines de semana para atender los casos en el Palacio de Justicia de Cúcuta (además del Juzgado de Lourdes), han tenido problemas por el reparto de los procesos que les corresponde atender, según consta una carta enviada al coordinador del Centro de Servicios Judiciales de Cúcuta, desde diciembre de 2017. 

Dicha situación ha sido reportada ante el Consejo Seccional de la Judicatura y el Tribunal Superior de Cúcuta. Así como también el conflicto que se ha generado entre los dos jueces, quienes se culpan mutuamente de querer ‘sacarle el cuerpo al trabajo’.

Por ahora, se desconoce si dicho video fue editado con intención, pero en las cámaras de seguridad del centro comercial se podrán evidenciar otros aspectos como quién  llegó primero a la peluquería, puesto que ambos se acusan de persecución.

Según se conoció, en el turno comprendido entre el 10 y 11 de febrero los jueces se enfrentaron en el Palacio de Justicia por el “injusto” reparto de los procesos.

Versión de Blanco Ramón 

La situación ha llegado a tal punto que el juez Julio César afirma que su colega lo amenazó y en la peluquería hubo una conducta dolosa con sevicia y a traición “que pudo acarrearme la muerte”.

Como consecuencia del “guarapazo” que primero le habría propinado su colega, Blanco Ramón fue atendido en la Clínica Norte donde le practicaron un tac de cráneo por las secuelas como dolor de cabeza y mareos. Los médicos le dieron una incapacidad de tres días. Sumado a ello, le diagnosticaron trauma sicológico.

“Aquel día, estaba peluqueándome cuando a los 5 minutos llegó este individuo (Durán Botello) y me dijo que ‘espere pendejo (…) lo que le va a pasar’. Se sentó en una silla diagonal a la mía. Luego, se paró y se fue hacia atrás haciendo que se lavaba el pelo. Después, se devolvió, pues yo lo veía por el espejo, y con mirada de asesino me zampó el guarapazo, al parecer, con una manopla”, describió el togado en la carta enviada a la sala disciplinaria  del Consejo Seccional de la Judicatura el pasado 5 de marzo.

Versión de Durán Botello

De otra parte, el juez Durán Botello tiene una incapacidad inicial de 15 días por fractura de tibia y se recupera en su casa en Cúcuta.      

“Son cosas que uno no quisiera que pasaran, pero pasan. Nosotros tuvimos un incidente laboral hace 15 días. Fueron unas palabras y un roce, pero no pasó nada más y pensé que eso quedaría así (…) Ese día, llevé a mi hijo a peluquería cuando el señor (Blanco Ramón) llegó. Yo creo que nos venía siguiendo (…)”, señaló el juez  Durán. 

De acuerdo a su testimonio, cuando se disponía a salir de la peluquería con su hijo ocurrieron los hechos. 

“Me pegó la patada precisamente, y como si lo supiera, en una pierna que tengo operada, por un accidente de un caballo que me cayó encima. Pero, lo más triste de todo fue que mi hijo estuvo  presente sin poder hacer nada”, agregó el togado.

Por su parte, el juez anunció que presentará formalmente la denuncia en contra del juez Blanco Ramón por lesiones personales.

“Yo no tengo antecedentes disciplinarios, ni penales y no había tenido otros problemas con el señor (Blanco Ramón). En las cámaras del centro comercial se podrá evidenciar que me perseguía”, agregó.

Tomado de  la opinión 

Comentarios Facebook
WhatsApp chat