Además de ser suspendido el alcalde de Bucaramanga podría enfrentar un proceso penal - LO QUE PASA EN BUCARAMANGA Y COLOMBIA
Además de ser suspendido el alcalde de Bucaramanga podría enfrentar un proceso penal

Después de que se difundió un video en el cual se ve al alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, golpear en la cara al concejal John Claro, en medio de una discusión, la Procuraduría General de la Nación suspendió por tres meses al mandatario. Además de esta sanción disciplinaria, Hernández podría enfrentar un proceso penal, pues Claro aseguró que lo denunciará ante la Fiscalía por lesiones personales.

La decisión se conoció en la noche de este jueves, unas horas después de que el agresor ofreció disculpas públicas al concejal Claro mediante un video publicado en la cuenta de Facebook de la Alcaldía. 

El detonante de la situación habrían sido los señalamientos que el cabildante lanzó en contra de Hernández y uno de sus hijos, a quienes relacionó con el cuestionado político Fredy Anaya. Este, que logró que su esposa, Nubia López, fuera elegida representante a la Cámara, con la votación liberal más alta para esta corporación, ha construido un emporio empresarial y político.

Julio Acelas, analista político, señala que su crecimiento ha estado ligado en buena parte a su injerencia en varios fortines políticos. “Muy poderoso en el tema contractual. Tiene una empresa electoral y política muy potente”, precisa.

Anaya fue mencionado por alias Ernesto Báez como cercano a los paramilitares, pero eso jamás se ha probado. Acelas indica que Anaya ha sido socio de Hernández, especialmente en la empresa Entorno Verde, que pretendió construir un relleno en Girón ante la crisis del botadero El Carrasco, proyecto que fracasó. 

“A Anaya se le ha labrado en el mundo de la política una imagen negra, de negociante de la política, que se disputa lo que sea y lo gana; que tiene mucho poder económico. Es un político que viene de abajo, pero más allá de eso es un tipo muy inteligente. Eso ha generado muchos señalamientos”, señala Acelas.

ELTIEMPO.COM Y BUCARAMANGA

Comentarios Facebook