Automóvil Atropelló en Bucaramanga a Niño de Cuatro Años Poniéndole Fin A sus Días

226
Compartir este artículo

Un abrumador accidente de tránsito conmovió a los habitantes del barrio Villa Helena Norte, en Bucaramanga, donde un carro arrolló a un niño de cuatro años, quitándole la vida casi al instante, pese a ser llevado al Hospital Local del Norte.

Hasta el Hospital Local del Norte llegaron los familiares del pequeño atropellado, para confirmar su deceso.

La desesperación estaba ‘a flor de piel’ ayer al mediodía en el barrio Villa Helena Norte, cercano al Claveriano en Bucaramanga, luego de que varios vecinos presenciaran un delicado accidente de tránsito, que le robó la vida a un niño de cuatro años.

Mientras papá estaba en el trabajo y mamá se encontraba en Villa Rosa inscribiendo en el colegio a los dos hermanitos, la pequeña víctima estaba al cuidado de una prima, hasta que “él vio que salió otro niño y se fue ‘a la pata’ de él”, contó Edwin, su progenitor.

Entonces, hacia las 11:30 de la mañana, varios habitantes vieron que el menor, residente de una cuadra peatonal cercana a la plaza de mercado del barrio, “salió del lado del parque y pasó la calle. ¡Ahí fue!”.

Sería un vehículo Spark GT de color rojo el que impactó contra el menor de edad, en la calle 16N con carrera 22A.

“El carro sinceramente no venía a velocidad, venía subiendo, pero lo alcanzó a arrollar. Las señoras se bajaron a auxiliar al niño, pero quedaron en shock, sobre todo la chofer; esa muchacha no sabía ni qué hacer, se agachaba, se arrodillaba, se cogía la cabeza y decía: ¡Yo no lo vi, no vi de dónde salió!”, explicó César Augusto García Muñoz, un testigo.

Ante la conmoción, agrega el residente, “el niño quedó botado y nadie lo recogía. La familia no llegaba, entonces, como más o menos sé de primeros auxilios que nos enseñaron en la empresa, lo auxilié, lo alcé y le tapé la cabecita con un trapito, ahí recibió el golpe”.

Sin que arribara la ambulancia, cuenta César que optaron por subir al herido “al mismo carro que lo atropelló. Pero las señoras no eran capaces ni de manejar; fue un amigo que conduce taxi el que se montó y nos llevó.

“El niño llevaba signos vitales, porque lo íbamos monitoreando, pero la verdad, ya iba sin vida. Cuando se llegó al Hospital (Local del Norte) agregó”.

Recibir la noticia le ‘partió el corazón a los padres del menor, que pasado el mediodía aguardaban en el centro médico por la llegada del Grupo de Criminalística de Tránsito de Bucaramanga, para el traslado del cuerpecito a Medicina Legal.En la dolorosa espera, Edwin explicó que – tras lo ocurrido con su hijo – las autoridades “se llevaron el carro a los patios y a ella (la conductora) le hicieron una prueba de alcoholemia”.Con su pérdida ‘tallándole el alma’, el progenitor espera que se aclare cómo fue el accidente, pues “tal vez no lo vieron (al niño) por no estar pendientes (del camino), si estaban haciendo algo como chatear”. Sin embargo, esto será definido por la investigación de los alféreces.

Tomado de: http://www.elregional.co/

Comentarios Facebook