Con corazón artificial niña de 10 años procedimiento realizado en Bucaramanga

Con un corazón nuevo que le devuelve las ilusiones de jugar y de estudiar permanece la menor de diez años Carol Mariana Acosta, a quien le realizaron el implante de un corazón artificial en la ciudad de Bucaramanga en la Fundación Cardiovascular de Colombia.

A sus seis años le detectaron a Carol Mariana un cáncer en el Hígado. En un hospital  le hicieron una cirugía de donde le sacaron una parte del órgano y allí estaba el tumor, después le hicieron quimioterapia, pero tuvo una reacción adversa a este procedimiento que le hizo un daño al corazón desarrollando una insuficiencia cardiaca.

Le puede interesar: Menor habría sido abusada por su profesor en Barrancabermeja

El médico Leonardo Salazar , director del programa corazón artificial , relató que en el mes de enero la niña se descompensó mucho, y tuvo que ser hospitalizada en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“Su corazón no respondía al tratamiento, y pues se había perdido la esperanza de recuperarlo, pero gracias al eco de su situación llegó a Bucaramanga. Fue remitida desde la clínica de donde estaba.  En la fundación Cardiovascular se evalúo la complejidad de su corazón, entonces se tenía la opción de hacer un trasplante cardiáco o colocar un corazón artificial”, dijo Salazar. 

 
“Cuando evaluamos a la menor y conocimos que tipo de cáncer tenía desde hacía cuatro años, no era conveniente realizar un trasplante cardiáco por el riesgo que corría, y fue así que decidimos hacer un implante de corazón artificial, el día jueves se le hizo el procedimiento que tardó casi 12 horas y fue todo un éxito”, agregó el médico.

En la Fundación Cardiovascular se han realizado 19 procedimientos a pacientes que lo necesitaban, pero esta vez el implante que se le hizo a la menor de 10 años,  es catalogado como el primer implante que se hace en Suramérica a una paciente tan joven.

¿Cómo es el procedimiento?

“El corazón artificial está puesto dentro del pecho de la menor, pero tiene un cable que sale por la piel del abdomen que va conectado a una miniconsola (igual al tamaño de un celular), la niña debe cargar este aparato para todo lado dentro de un lugar seguro, pero la menor puede ir al colegio, a caminar, a realizar sus actividades sin ningún problema, pero antes de devolverse para la ciudad de Bogotá, un grupo médico de Bucaramanga viaja y explica a la clínica donde la niña recibía el tratamiento, entrenamos al personal para que hagan el seguimiento básico”,  añadió el médico Salazar.

 

Igualmente la menor debe viajar inicialmente a la ciudad de Bucaramanga una vez cada tres meses  para analizar el avance de la operación, también es importante que la menor tome unos medicamentos para evitar que la sangre forme coágulos dentro del dispositivo.

Cuáles son los riesgos

El médico Leonardo Salazar explicó que “si el medicamento que se le suministra a la menor no se toma bien, se corre el riesgo de que un coágulo tape el corazón artificial o si se toma demasiado el medicamento existe el riesgo de que hay un sangrado, entonces es importante mantener el medicamento bien controlado; del cable que sale de la piel debe hacerse curaciones tres veces a la semana, para mantener el sitio limpio y esterilizado”.

“De igual manera la menor no puede sumergirse en una piscina o en el mar porque el corazón artificial no es impermeable, pero el resto la menor puede tener una vida normal como una niña de esa edad”, agregó el médico.

Carol Mariana se recupera por el momento. Está muy contenta del procedimiento que le hicieron y recibe la atención médica necesaria para que regresar a ciudad de Bogotá pero con un corazón nuevo.

Tomado de Rcn Radio

Comentarios Facebook