Desinformación, afán o manipulación en las elecciones. - LO QUE PASA EN BUCARAMANGA Y COLOMBIA
Desinformación, afán o manipulación en las elecciones.

Periodista/  Katherine Navarro

Llega el esperado día, llega el domingo 11, para salir a votar y elegir a nuestros representantes, esta vez lo veré todo desde otro ángulo, puesto que fui la escogida por la registraduría para fungir como jurado de votación, mencionaré que la capacitación recibida para esta labor fue de unos 40 minutos y la verdad, muchas cosas no las tenía claras, sin embargo intenté estudiar el instructivo que nos dieron.

7:00 a.m. llegamos los jurados a cada mesa e iniciamos por firmar la documentación correspondiente, es decir la constancia de participación en la jornada electoral.

8:00 a.m. iniciamos con el himno de nuestra Gran República de Colombia, está vez esperaba que las cosas pudieran ser diferentes, que realmente actuáramos conscientes y eligiéramos de verdad, sin dejarnos llevar por la manipulación.

La jornada avanza y con ella los afanes, la manipulación  y todo aquello que no esperaba, me toman por sorpresa algunas indicaciones de la registraduría: “No pueden ofrecer la consulta, ellos deben pedirla” por dar un ejemplo, a decir verdad, hubo mucha desinformación y las personas sólo llegaban a pedir “la consulta para bajarle el sueldo a los congresistas”. No sé quiénes son más culpables si los medios que desinforman, o las personas que no leen, no investigan y no saben en lo que están, sólo se quedan con lo que ven en redes sociales sin análisis crítico, sin profundización.  

Pasó la mañana y salgo almorzar, mientras escucho a todas las personas hablando de manipulación  por parte de la registraduría, enciendo el televisor y sólo muestran los gritos de la gente porque no recibieron el tarjetón de la consulta, en otras imágenes se mostraban vídeos de personas recibiendo dinero por votar. Hay denuncias de jurados que ocultaron tarjetones de las consultas. Yo quisiera saber ¿por orden de quién? ¿Quién dio esa instrucción a los jurados?

Volví al colegio electoral a seguir  la jornada, algunas personas veían en la mesa los “papeles de la consulta y decidieron pedirlo, no tienen muy claro que significa, sin embargo piensan en marcar algo porqué sí.

Pasan los minutos y se acercan las 4:00 p.m. hora límite para cerrar las urnas e iniciar con el escrutinio.

A las 4:00 p.m. en punto, suena himno de nuestra Gran República de Colombia, la instrucción es llamar a los testigos e iniciar con la apertura de las cajas “urnas de votación”. Llamamos a los testigos, rompemos la cinta y los 6 jurados iniciamos con el conteo de votos. Del total de 360 personas, 178 se acercaron a votar, es decir que si nuestras cuentas daban, tendríamos 178 votos de Senado y Cámara.  Esa era la primera vez en que mis 5 compañeros y yo estábamos como jurados, es decir no sabíamos realmente cómo funcionaba en la práctica. Inició el caos, nadie sabía dar instrucciones sobre la forma adecuada de organizar todo, los testigos no tenían idea, y los funcionarios de la registraduría se atacaban y contradecían entre ellos… No sabíamos bien que hacer, ni quién tenía la razón. Organizamos los votos por partido y número, 30 votos a la cámara fueron anulados, pero un testigo electoral nos dice que “no importaba si marcaban dos casillas, igual iban al partido”. Ante la desinformación, la solución fue detener el trabajo y revisar el instructivo, quizá esa era la única respuesta que podríamos obtener, respiramos profundo, leímos nuevamente y seguimos, nos entregaron un Sticker para los tarjetones no marcados, luego de casi una hora. Volvimos a revisar con calma y repartir todo a sus lugares. No me detendré mucho en mencionar que algunos desadaptados escribieron cuanta locura se les ocurrió en los tarjetones, pero es un ingrediente que no falta.

Estaban los 178 votos de Senado y Cámara, es decir con instrucciones erróneas, tardías y contradictorias, además de todas las eventualidades, igual las cuentas dieron.

Era tiempo de iniciar con las consultas, organizamos los tarjetones y contamos con mucha calma, para dicha de todos, el resultó final daba con lo que estaba escrito en la planilla E-14. Total de votos para Petro 70 y para Duque 72. Un respiro después de correr todo el día con esos tarjetones.

Después de toda la jornada para los votantes, jurados, testigos, observadores, “opinadores” de redes sociales etc. etc. nos queda reflexionar sobre cómo actuamos, creo que las 360 personas que debían votar en mi mesa y no lo hicieron, estaban quejándose en redes sociales de lo que pasaba, pero no eran sensatos para acercarse a votar. Seguiremos aquí, frente a las pantallas, esperando más oportunidades, esperando cambios y llenos de esperanza electrónica? ……

Periodista/  Katherine Navarro

Comentarios Facebook