En vez de contaminar, sus pitillos florecen » Noticias de Bucaramanga Colombia
COLOMBIA

En vez de contaminar, sus pitillos florecen

En 2015 un video doloroso y desesperante le dio la vuelta al mundo. Un grupo de biólogos americanos grabó el momento en que con un alicate le sacaron un pitillo de las cavidades nasales a una tortuga marina. En las imágenes se observa cómo el animal se retuerce del dolor y empieza a sangrar.

En cuestión de horas el video se hizo viral en redes sociales. Asimismo, puso en tela de juicio el uso de pitillos plásticos. La gente lo replicó, lloró y protestó para mostrarse indignada. Camilo, en cambio, pensó en una solución.

Todavía era estudiante de Ingeniería Mecánica de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), cuando de su cabeza no salía la idea de que “tenía que hacer algo por eso”, pues no creía que lo correcto fuera usar un pitillo de papel porque, según había investigado, en su producción se contamina el agua con químicos.

Sin embargo, en un viaje a la playa encontró el remedio: “En Cartagena a veces cortan el tallo del bambú y lo ensamblan para que las personas absorban el agua de coco por ahí. Esa me pareció una opción más natural, pero debía mejorarla”.

Aprovechó las convocatorias de Capital Semilla 2016 y se presentó con un proyecto enfocado en los pitillos ecológicos. Salió ganador del concurso y en un paseo a Bucaramanga conoció una planta que es considerada maleza y con la que algunos artesanos hacen objetos.

Visualmente la mata era muy parecida al bambú y la consideró precisa para crear sus pajitas. Contrató a unos campesinos para que trabajaran la planta, mientras él diseñaba el proceso de esterilización para que fuera sanitaria.

Hoy en día Camilo es el encargado de pulir las puntas y hacer los grabados de los pitillos. Así, de a poco, le dio forma a Pitnatu, una empresa que trabaja de forma artesanal y en la que este vecino, prácticamente, es el único empleado. Aunque hace unos meses Juan Manuel Cortés, un excompañero de la UPB, le está ayudando con las ventas.

Su objetivo, además de ofrecer un producto, es generar hábitos de consumo sostenible, consciente y responsable, por eso se encarga de hacer los planes de desarrollo ambiental de los restaurantes y en la fabricación de los pitillos no genera contaminantes.

De igual forma, hace unos meses nació otro producto, se trata de un mezclador que después de su uso se puede sembrar para que germine una planta, pues adentro tiene gran variedad de semillas que buscan apoyar a la polinización de las abejas y a la conservación de la especie, “la idea es devolverle a la naturaleza la gratitud de su uso”.

Este joven de 26 años asegura que con el uso de estos pitillos y mezcladores se protege la vida de por lo menos 296 animales marinos, sin embargo, el símbolo insignia de Pitnatu es la tortuga, pues este reptil lo inspiró a proteger el medio ambiente y amar la vida.

Por Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co

Comentarios Facebook
To Top