¡ increible! Su búsqueda acabó en morgue de Bogotá: joven fue quemado vivo y torturado en la montaña

Conmocionados se encuentran los familiares de Jorge Ramírez, 22 años, luego de descubrir que los restos de su ser querido yacían en “El Serafín”. Ramírez que vivía en el barrio Santa Librada (Usme) con su mamá y su padrastro era el menor de 3 hermanos.

Búsqueda

Lo que alertó a sus familiares en un principio de que algo no estaba bien, fue que en el momento de su búsqueda trataron de ubicarlo por medio de mensajes a través de redes sociales inexplicablemente no recibían respuesta alguna, a pesar de que sus mensajes eran leídos. Fue ahí cuando empezó el tormentoso viacrucis de la búsqueda  para ellos.

El joven Jorge Ramírez de 22 años, había desaparecido desde el jueves 1ro de marzo, día en que su novia lo vio por última vez cuando se fue a trabajar y lo dejo en su casa. Ramírez vivía en el barrio Santa Librada de la localidad de Usme. Sus allegados comentaron que era su lugar favorito.

“Lo estamos buscando desde hace 8 días, es muy raro que haya desaparecido sin ninguna explicación. El es un hombre más bien muy casero y no le gustaba salir”, dijo una de las personas que estaban lo estaban buscando la mañana de ayer en las instalaciones de medicina legal.

La búsqueda incansable por sus familiares llegó a su fin el día de ayer, cuando funcionarios de medicina legal les comunicaron que efectivamente los datos de la persona que buscaban se encontraban en su sistema como fallecido. Los reportes indicaban que su cuerpo fue recogido en el barrio Olivares con fuertes signos de tortura y totalmente incinerado en las horas de la tarde.




Muerte

Jorge Ramírez vivió su muerte literalmente en carne viva. Las hipótesis que el Diario Extra de Bogotá manejó desde un principio cuando se publicó la aparición de un cuerpo todo quemado en Usme siguen siendo las mismas.

Todo parece indicar que se trató de un homicidio en el que los asesinos interceptaron a la víctima, al parecer, para arreglar problemas relacionados con el microtráfico. Todo parece indicar que la golpiza lo dejó sin poderse parar del piso, situación que sus agresores aprovecharon para rociarle algún liquido combustible y prenderlo vivo. 

Familia

Sus allegados lo recuerdan como un hombre introvertido, muy sano, con pocas amistades y con muchas ganas de salir adelante. Entre sus planes estaba la posibilidad de irse a España a buscar una mejor calidad de vida. Ramírez, que trabajaba en una fábrica de icopor, soñaba con estudiar alguna carrera profesional, además, sus familiares dicen que su gran pasión era la cocina. Hoy todos sus seres queridos lloran por su partida.

Investigación




Esta miserable muerte es materia de investigación por parte de las autoridades competentes que esperan recopilar la mayor información posible para esclarecer lo sucedido y dar con los homicidas de este crimen. También buscan saber si este acto tiene algún tipo de relación con los otros asesinatos cometidos en el mismo sector en estas últimas semanas. Hasta el momento no se han pronunciado al respecto.

Heyber Mora

Redacción EXTRA Bogotá

Comentarios Facebook
WhatsApp chat