Sáb. Dic 7th, 2019

Negligencia administrativa por parte de la EPS Coomeva

Desde febrero de 2018 a Nhora Maritza Ramírez le habían diagnosticado Linfoma de Hodking, un tipo de cáncer que se desarrolla en cuello, sin embargo, debido a las oportunas quimioterapias que recibió por parte de la EPS Coomeva, en diciembre de ese mismo año, el oncólogo que la atendía le comunicó que el cáncer había desaparecido.

Pese a esto, en la consulta también le informaron que, aunque había superado el cáncer, debía realizarse controles permanentemente, con el fin de prevenir la reaparición de la enfermedad que podría llegar a desarrollarse en otros órganos vitales.

A pesar que su familia gestionaba los exámenes y controles, la entidad se demoraba en su autorización, “este año duramos ocho meses y no le hacían ni siquiera los exámenes” afirmó Laura Aldana, hija de la afectada; por lo que tuvieron que para realizarlos de forma particular.

Vuelve la enfermedad

No obstante, el 18 de julio del presente año, Ramírez tuvo que ser ingresada a urgencias en la Clínica Comuneros, debido a que “empezó a sentir malestar y rechazar los alimentos” manifestó su hija.

Fue allí donde le diagnosticaron que el cáncer se había vuelto a desarrollar, esta vez en el hígado y se encontraba bastante avanzado, presentando “dificultad respiratoria, debilidad en el cuerpo y a raíz de eso se le dificulta hablar y escuchar y desde ahí hemos estado esperando el traslado que fue catalogado como prioritario, pero aún no lo han efectuado”, sostuvo Aldana.

¿Qué dice Coomeva?

Debido a la problemática que presentaban, la familia de Ramírez llamó a la línea de atención al cliente de la EPS para preguntar por qué no la han trasladado, allí le manifestaron que “la clínica no había solicitado ningún traslado, por lo que nos dirigimos a esta quienes demostraron que la solicitud de traslado se había realizado desde el 20 de julio con categoría prioritaria” confirmó Laura Aldana.

Le puede interesar: Alerta amarilla en el Hospital Universitario de Santander

Por ahora la familia de Ramírez gestionó una carta a la superintendencia de salud para que les solucionen cuanto antes el inconveniente, puesto que temen que su estado se siga agravando.

Comentarios Facebook