¿Suicidio o feminicidio? El enigma que debe resolver la justicia en Vetas Santander
¿Suicidio o feminicidio? El enigma que debe resolver la justicia en Vetas Santander

Después de tres meses, los padres de Leidy Carolina Estupiñán Arias siguen esperando que la Fiscalía y el Instituto Nacional de Medicina Legal aclaren la verdadera causa de la muerte violenta de esta joven que este jueves cumpliría 25 años de edad.

Aunque el dictamen inicial señalaba como causa de su deceso un “posible envenenamiento”, para Alexander Estupiñán y para Myriam Arias hay serias dudas sobre el dictamen del deceso de su hija.

Sospechan que fue asesinada por el compañero de ella, Danilo Pérez Jácome, un minero artesanal, porque ya la había golpeado varias veces, la mantenía encerrada en la casa de los padres de él, donde vivían, y le prohibía hablar con Alexander y Myriam.

La muerte de Leidy Carolina sucedió el 22 de febrero pasado en esa vivienda después de una nueva pelea que habría protagonizado Danilo contra su compañera.

“Hacia la 1 y media o 2 de la tarde me llamaron y me dijeron que fuera al Hospital porque a Leidy le había pasado algo. Salí corriendo y me llevó un muchacho en una moto. Al llegar al Hospital me dijeron que ella ya se había muerto y que había tomado veneno”, relató Myriam a Ecolecuá.

Pero varios rastros hallados en el cuerpo de su hija le hicieron sospechar de esa versión, además de que “ella no tenía motivos para suicidarse”, destacó su mamá.

La joven tenía un golpe en la parte posterior de la cabeza y entre sus hombros y brazos, adelante de su cuerpo, tenía marcadas dos manos, como si hubiera sido empujada o golpeada con las palmas abiertas por otra persona.

Este medio conoció, además, que en la necropsia se confirmó la posible ingesta de cianuro pero que no habría hecho tránsito en el sistema digestivo de Leidy Carolina, “como si le hubieran intentado dar agua con cianuro después de muerta”, dijo una fuente que pidió el anonimato.

“Estoy casi segura que fue un feminicidio porque ella ya lo había denunciado ante la Comisaría de Familia acá en Vetas, yo había ido con ella a sacar las cosas de la casa donde ella vivía. Él no nos permitió, nos tocó con la Policía. Ella se estuvo en mi casa como 15 días y le tocó regresarse por cuestiones de la niña que estaba enfermita y por la casa donde yo vivo”, relató Myriam.

La denuncia a la que hace referencia se dio unos tres meses antes de su muerte. Y la niña que menciona es la hija de Leidy Carolina y Danilo, de 4 años.

Por una decisión que no comprenden Alexander y Myriam, abuelos maternos de la menor, la Comisaría de Familia le dio la custodia al papá, quien está con prisión domiciliaria por un proceso de porte ilegal de armas, según pudo confirmar Ecolecuá.

Luego de la denuncia que interpuso Leidy Carolina contra Danilo, él empeoró la relación.

“Ella había cambiado con el papá y conmigo porque él no la dejaba que nos hablara, que fuera a visitarnos. Para ella hablar conmigo tenía que llamarme o enviarme un mensaje (…)” y lo hacía cuando Danilo no estaba.

También buscaba a su mamá cuando necesitaba dinero pero le advertía: “que Danilo no se vaya a dar cuenta porque Danilo me trata mal”, agregó Myriam.

“Él no la dejaba ir sola al pueblo, ella siempre tenía que bajar con la suegra (…), así bajara ella con la niña no las dejaba ir las dos solas, tenía que bajar con la suegra”, insistió.

Ante las irregularidades que a juicio de los Estupiñán Arias ha habido en este caso, decidieron buscar a un amigo que es abogado para que los asesorara jurídicamente.

Ese jurista contactó a otro colega quien decidió asumir como defensor de las víctimas: José Angel Gómez Mojica.

El abogado dijo que este caso no está cerrado y que la investigación la adelanta la Fiscalía Tercera Seccional de Delitos contra la Vida. Ecolecuá conoció que aparece radicado el expediente como “homicidio”.

“Los apoderados de las víctimas tenemos una actuación restringida y lo que hacemos es aportar pruebas como evidencias y testimonios”, aclaró el profesional del Derecho.

En este caso, el Observatorio Ciudadano de Feminicidios de Santander también está haciendo un acompañamiento y asesoría legal a la familia de Leidy Carolina para que haya “investigación rigurosa con perspectiva de género e implementación de los protocolos especializados”, dijo a Ecolecuá su directora Gina Pineda Garzón.

Cuando no han transcurrido aún 5 meses del año en curso van, al menos, 20 mujeres asesinadas en Santander y en 12 casos hay elementos para considerarlos como feminicidios.

Texto: Lorenzo Lizarazo Duarte
Fotos: Suministradas / Ecolecuá

Comentarios Facebook
LO QUE PASA EN BUCARAMANGA Y COLOMBIA