Video: Irán bombardeó bases militares de estados unidos en Irak

351

Irán ha golpeado esta noche de vuelta a Estados Unidos, disparando una serie de misiles contra dos bases aéreas en Irak donde están desplegadas tropas estadounidenses, entre ellas la de Ain Al Asad, en el oeste del país, según ha confirmado el Pentágono. El ataque, según la televisión oficial iraní, es en respuesta a la ejecución en la madrugada del pasado viernes en Bagdad del poderoso general iraní Qasem Soleimani, que disparó la tensión en la región.

Grupos armados proiraníes en Irak habían prometido unir fuerzas para responder al ataque, realizado por un dron estadounidense, que mató al general que dirigía la fuerza Al Quds, cuerpo de élite de la Guardia Revolucionaria iraní encargado de acciones en el exterior, y también al líder miliciano Abú Mahdi al Muhandis.

“La feroz venganza de la Guardia Revolucionara ha comenzado”, ha dicho la rama de las Fuerzas Armadas iraníes en un comunicado. Y ha advertido a Estados Unidos y a sus aliados en la región de que una respuesta llevará inevitablemente a un nuevo contraataque: “Advertimos a todos los aliados estadounidenses, que dieron sus bases a su Ejército terrorista, que cualquier territorio que sea el origen de actos agresivos contra Irán será atacado”

A las 21.44 (hora de Washington) el presidente Trump ha publicado un tuit tranquilizador: “¡Todo está bien! Misiles lanzados desde Irán a dos bases militares localizadas en Irak. La evaluación de víctimas y daños está teniendo lugar ahora. ¡De momento, todo bien! ¡Tenemos las fuerzas militares más poderosas y mejor equipadas de todo el mundo! Haré una declaración mañana por la mañana”.

La operación ha sido bautizada, según la televisión iraní, como “mártir Soleimani”. La base de Ain Al Asad, a 200 kilómetros de Bagdad, acoge a 1.500 soldados estadounidenses y de la coalición. Ha sido base de operaciones de Estados Unidos en el oeste de Irak desde 2003, y el propio presidente Trump la visitó en diciembre de 2018. La otra base atacada, según ha confirmado Estados Unidos, está en Irbil, en el Kurdistán iraquí, y es un centro para operaciones especiales en el norte de Irak y en Siria.

Algunos oficiales iraníes han publicado en Twitter banderas de Irán tras el ataque, igual que hizo Donald Trump con la bandera de Estados Unidos después del ataque a Soleimani.

El Pentágono ha confirmado que en el ataque se han utilizado “más de una docena de misiles balísticos”, y que “está claro que han sido lanzados desde Irán”. Por el momento no hay confirmación oficial de daños personales. “Estas bases han estado en alerta alta debido a indicaciones de que el régimen iraní planeaba atacar a nuestras fuerzas e intereses en la región”, ha asegurado Jonathan Hoffman, portavoz del Pentágono, en un comunicado.

La Administración Federal de Aviación estadounidense, entidad gubernamental responsable de la aviación civil, ha prohibido a los operadores volar en el espacio aéreo sobre Irak, Irán y las aguas del golfo Pérsico y el golfo de Omán.

Los precios del petróleo han subido, hasta un 4% respecto al martes, superando los 70 dólares el barrl de brent. Y las bolsas han sufrido importantes caídas en los mercados asiáticos.

La Casa Blanca ha anunciado que el presidente Donald Trump ya ha sido “informado” del ataque. “Estamos al tanto de los informes sobre los ataques contra los puestos militares estadounidenses en Irak”, ha dicho Stephanie Grisham, portavoz del Gobierno estadounidense. El secretario de Estado, Mike Pompeo, y el de Defensa, Mark Esper, han llegado a la Casa Blanca tras conocerse el ataque.

El vicepresidente Pence ha informado del ataque a los líderes demócratas del Congreso. “Estoy siguiendo de cerca la situación”, ha dicho en Twitter la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi. “Debemos garantizar la seguridad de nuestros militares, lo que incluye terminar con las provocaciones innecesarias de la Administración y pedir a Irán que cese su violencia. Estados Unidos y el mundo no pueden permitirse una guerra”.

El ataque se produce horas después de que la multitud despidiera al general Soleimani en las calles de Irán, en el último día de los funerales en su honor. Al menos 56 personas fallecieron en una estampida, provocada por la masiva afluencia, que obligó a posponer los actos.

En Irak hay más de 5.000 soldados estadounidenses y es el quinto país de Oriente Próximo con más tropas solo detrás de Afganistán, Catar, Kuwait y Bahréin. Tras la escalada de tensiones en los últimos días, el Pentágono anunció que enviará 3.500 tropas a la región para apuntalar los puestos estadounidenses.

Fuente: El País

Comentarios Facebook